Twitter Facebook Google+

977 100 779
Franquicias al Día México

Franquicia Casa de Vila de Cruces

Franquicia Casa de Vila de Cruces

Datos de contacto

Mexunxes S.L.

-
Persona de contacto: Constante Lopez
Contactar

NUESTRA RAZÓN DE SER

La calidad, abundancia y buen precio son desde hace años conceptos propios de Galicia. La idea de "Galicia Calidade", donde se vive bien y se come mejor, está más que asumida por los consumidores. La propuesta de Casa Vila de Cruces es tan simple como trasladar ese éxito fuera de nuestras fronteras. Un proyecto sencillo y con amplias posibilidades de crecer. La idea es, como decimos, sencilla, porque se hace un trasvase de los productos gallegos, pero ya elaborados en los hornos y cocinas de la empresa en Galicia; esta es una de nuestras señas de identidad y lo que marca la diferencia con otras empresas del sector. La otra característica que define nuestra propuesta es que la venta de los productos se hace al corte y al peso, por lo que los precios son muy competitivos. 

Los clientes pueden disfrutar de productos típicos gallegos también preparados en Galicia, que viajan periódicamente para cubrir una demanda, cada vez mayor. La oferta se centra en un escogido número de referencias gallegas como son el pan, las empanadas, los quesos, vinos, verduras, aguardientes y embutidos, pero también en platos preparados con la receta tradicional y que son parte de la cultura gastronómica de Galicia como el caldo, el lacón con grelos, el pulpo á feira o el cocido, por citar algunos. 

TRES LINEAS DE NEGOCIO

Estos productos se podrán adquirir en las tres líneas de franquicias que Casa Vila de Cruces propone: la empanadería, un despacho pequeño con obrador, dirigido al autoempleo, en el que se pondrán a la venta pan y empanadas; la tienda-degustación, en la que el surtido es mayor que en la anterior franquicia con la incorporación de una barra de degustación para que los clientes puedan tomar un vino y probar alguna de nuestras recetas, antes de llevarse a casa uno de nuestros platos; y el furancho, un establecimiento al más puro estilo gallego, que difiere de un restaurante al uso en su estética, pero sobre todo en la venta del producto al peso, al igual que en todas nuestras franquicias. Las tres líneas de negocio tienen en común el producto, la elaboración y la estética gallegas pero también la intención de trasladar una porción de nuestra cultura y costumbres. Galicia, en esencia. 

EMPANADERÍA

Esta primera línea de negocio es una franquicia dirigida al autoempleo, que se desarrolla en un pequeño local de unos 30 metros cuadrados, con un obrador cara al público, en el que se elabora un amplio surtido de pan, 13 variedades, además de 10 tipos diferentes de empanadas. En esta pequeña tienda se incorporan otras referencias gastronómicas de Galicia como una selección de quesos, mermeladas, vinos y miel. 

Su finalidad es la venta de dos de los productos estrella de la gastronomía gallega fuera de nuestras fronteras, el pan y las empanadas.

La diferencia con respecto a otros locales de este tipo radica, por un lado, en el producto, ya que su elaboración se realiza íntegramente y a diario en Galicia, en los obradores de la Panadería Altamira, de Vila de Cruces, para que únicamente el montaje final y horneado se lleve a cabo en la tienda del franquiciado. 

La otra gran característica, que marca una clara diferencia con respecto a establecimientos de este tipo, es que la venta al público se realiza al corte y al peso, por lo que ofrece unos precios realmente competitivos dentro del actual mercado.  

TIENDA-DEGUSTACIÓN

La tienda-degustación amplía el surtido de la empanadería, puesto que vende platos ya preparados, listos para llevar a casa, al tiempo que ofrece una zona de degustación al público. Por eso, incorpora en su local, de entre 50 y 70 metros cuadrados, una zona de barra, en la que el cliente podrá disfrutar de un vino gallego y degustar unas tapas que le permitirán descubrir alguna de las propuestas gastronómicas que les brinda Casa Vila de Cruces. 

Esta franquicia tiene como finalidad el autoempleo y su filosofía es la de trasladar la gastronomía gallega, sus productos y platos de temporada a la tienda-degustación. 

Para ello se han cuidado al máximo los pequeños detalles. El vino Ribeiro se sirve en las tazas típicas; las comidas para llevar a casa se venden en las tradicionales "potas" gallegas, que incluso pueden personalizarse para el cliente; el pulpo á feira se sirve en los platos de madera que no pueden faltar en cualquier fiesta de la geografía de esta comunidad; todo está estudiado para que el cliente descubra esta parte tan importante de la cultura gallega al tiempo que disfruta de una excelente comida. 

También en esta tienda-degustación, la venta de productos y platos preparados se hace al peso, por lo que los precios son más económicos que las tradicionales raciones. 

FURANCHO

Es la tercera línea de negocio y la más grande, ya que engloba todo lo que ofrecen las dos anteriores pero con una zona para comer y picar, lo que exige locales de mayores dimensiones, de 100 a 150 metros cuadrados. 

Es un concepto de negocio que no existe fuera de Galicia: consiste en trasladar la tienda del pueblo de toda la vida, en la que tomabas un café y hacías la compra, a la época actual. En Galicia aún persiste en muchas zonas y es lo que se llaman "furanchos". Se trata de un local situado en una pequeña bodega o incluso en el bajo de la casa del propietario, en el que durante unos meses al año se realiza la venta del excedente de la producción propia de vino y de los productos de temporada, como pueden ser los típicos de la época de la matanza del cerdo. En estos establecimientos, muy típicos y de gran éxito en las provincias de Pontevedra y A Coruña, se ofrece vino propio además de tapas a precios económicos, con productos escogidos y de temporada. 

Casa Vila de Cruces quiere, con este proyecto, trasladar y adecuar estos locales y su sistema tradicional a las exigencias actuales, darle un punto de modernidad pero conservando todos los matices gallegos que definen no sólo la gastronomía autóctona sino la idiosincrasia gallega. Aquellos que visiten el furancho no solo descubrirán la gastronomía gallega sino que conocerán un poco más la identidad y características del pueblo gallego. 
Para respetar y mantener la estética de estos locales en Galicia, las bajas mesas de madera disponen a sus lados de bancos corridos, para grupos de 2, 4, 6 y 8 comensales. Se mantiene y se promociona alguna de las máximas de los furanchos, como las tapas gratuitas que se sirven con el vino y el obsequiar a los clientes con el típico café de puchero al final de cada comida. Igualmente, la noche de los viernes es el día escogido para convidar a los clientes con la tradicional queimada. 

Al igual que en la empanadería y en la tienda-degustación, todos los productos son gallegos como lo es también su elaboración. Los precios, la venta al peso, el menaje y toda la estética de los furanchos es igual a las anteriores franquicias, incorporando algún producto más y más variedad de bebidas, como los refrescos y la cerveza.

EL PRODUCTO Y SU ELABORACIÓN: LO QUE MARCA LA DIFERENCIA

Una de las bases más importantes sobre las que se sustenta este proyecto es el producto que se vende en sus diferentes franquicias. Todos son, por supuesto, gallegos, pero la diferencia con una tienda delicatesen radica en que también lo es la elaboración de todos y cada uno de los platos que se venden en los establecimientos de la marca. Los alimentos van directamente del centro productor a la tienda, sin intermediarios, para respetar no solo la calidad y el punto álgido del producto sino los márgenes económicos. 

Un ejemplo de esto es el pan y las empanadas, dos de los productos estrella de la marca. Para su elaboración se cuenta con la experiencia y la trayectoria de Panadería Altamira, en Vila de Cruces, que dese 1918 es referente del sector en Galicia. En sus obradores se prepara tanto el pan, como la masa y los rellenos de las empanadas, productos que viajan periódicamente en cámaras y barquetas refrigeradas, a las diferentes franquicias para su venta. Ningún producto es congelado. Una vez en destino, estos alimentos se someten a procesos de regeneración totalmente naturales, que permiten al consumidor degustarlos recién hechos, con todas sus garantías y excelentes cualidades.

El resto de platos que conforman el menú de Casa Vila de Cruces se elaboran en una cocina industrial de Santiago de Compostela, de forma que todos los productos ya cocinados viajan periódicamente en barquetas al vacío para surtir a nuestras tiendas de recetas típicas como el caldo gallego, los callos, carne al caldero, cocido, etc. 

El pulpo á feira es el único producto que se cocina en el local, una vez que sus responsables han aprendido el proceso de cocción de la mano de expertos pulpeiros gallegos. 

En su compromiso por ofertar la mayor calidad, en las franquicias Vila de Cruces se apuesta por ofrecer productos de temporada. Por eso en los primeros meses del año, época en la que tradicionalmente se lleva a cabo la matanza del cerdo en Galicia, se podrá encontrar en las tiendas todo lo relacionado con este diamante gastronómico; al igual que sucederá con los alimentos y productos típicos de carnaval, por citar algunos ejemplos. La idea en la que se sustenta esta gestión es la de trasladar a la franquicia todo lo que pasa en Galicia, de forma que no se ofertarán productos que no están de temporada.
En ese afán por acercar al cliente a Galicia a través de su gastronomía, se cuida el más mínimo detalle. 

Al mimo con que se elaboran los distintos productos se une la estética propia de la gastronomía gallega. Por eso, un vino de denominación de origen Ribeiro se sirve en una taza típica, y también por eso, los platos ya elaborados que el cliente se lleva a su casa se venden en las tradicionales potas gallegas. Todo es gallego, y se pretende que el cliente descubra un poco más de Galicia y de su esencia a través de nuestros productos y de nuestros locales. 

Visita www.casaviladecruces.com para mas información

 

Creación empresa: 2016
Creación franquicia: 2016
Franquicias España: 2
Franquicias extranjero: 0
Inversión total: Desde 25000 €
Canon de entrada: 0
Royalty: 0
Canon de publicidad: 1 %
Duración del contrato: 10 años
Prorrogable: SI
Ayuda financiera: NO
Metros del local: A Partir de 30 m2
Características del local:  
Población mínima: 100.000 hab.
Casa de Vila de Cruces, Alimentación Casa de Vila de Cruces, Alimentación
Recibe información gratuita de esta franquicia
Solicitar información sobre franquicias relacionadas:

Click para seleccionar todas las franquicias

Alsara SupermercadosBarra de PintxosBertiz
BioglobalBolas Helados Arte-sanosCaprabo
Carrefour ExpressCharterChurroti
Coaliment Compra SaludableComarketCorte y Jamón
CraftCakeDonnas CoffeeDuldi
DulziaGigantonGoofretti
Grupo EroskiHappy PillsKroketeria de Tía Petra
La Andaluza Low CostLa Despensa ExpressLa Rollerie
La Ventana NaturalNico Jimenez GourmetPannus
PdePÀPollos Al Carbón El MejorSimply
Space Feng ShuiTahona ModernaTavernacolo
Tea CornerTele-GourmetTerranova CNC
The Good BurgerTradicionariusTradys
YogurissimoYoim Ginseng Coffee

Click para seleccionar todas las franquicias

Enviando el formulario nos autoriza a incorporar sus datos a un fichero inscrito en la AEPD cuyo titular es Franquiciasaldia S.L. y cederlos a las franquicias de las que ha solicitado información. También nos autoriza a enviarle comunicaciones sobre franquicias. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación y cancelación dirigiéndose a los datos del pie de página.


Directorio de franquicias

Buscador de franquicias

Franquiciasaldia S.L. - B-55687453 - c/ Isla Cabrera, 10 B - Miami Playa, Tarragona (España) - 977 100 779 - www.franquiciasaldia.es